viernes, abril 28, 2017

Verdurismo gastronómico

Hace unos años, nos escandalizaba encontrar fresas en pleno enero, aunque curiosamente encontrábamos del todo normal que hubiese tomates todo el año. Todavía nos quedaba cierta consciencia de la temporalidad y nos extrañaba encontrar esa fruta todavía en invierno. Pero ahora, que damos por hecho que la tecnología y las comunicaciones lo hacen todo posible, nada es capaz de sorprendernos.

Es posible que el mundo sea un lugar mejor desde que podemos encontrar fresas en el supermercado durante todo el año, pero pocos recuerdos son comparables a aquellas primeras fresas que nuestras madres nos daban de postre, en aquellos días en los que las horas de sol alargaban la tarde y se retiraban los abrigos hasta la siguiente temporada. Las fresas, entre otras cosas, sabían a cambio.


Es curioso como de unos años a esta parte, en restauración, se ha instaurado una moda a la que yo llamo el “salto de la reja gastronómico”. Como los fervorosos almonteños que esperan con entusiasmo para sacar a su patrona de romería, muchos cocineros están deseando ofrecer las primeras verduras de temporada.  Un fenómeno comprensible valorando la gran cantidad de productos frescos disponibles y la variedad de platos que se pueden elaborar con ellos. Teniendo en cuenta las muchas rotaciones de carta que se realizan actualmente, la llegada de las verduras de primavera se convierte en todo un acontecimiento culinario.

No hay comentarios: